Un error con gusto


A veces los peores errores son los que no se cometen. En este camino tropecé y aprendía de cada uno de ellos.

Me llegó una receta de macerado de cítrico, sonaba bien. Mi "Yo maestro se activo" y me regresó al aula. De nuevo en donde empecé. Me hubiera quedado con mis macerados de hierba.

No tengo palabras para describir ese macerado, era horrible y lo peor es que mi entorno me lo repetía constantemente. La solución para ellos era que me deshaga de la "cocinada".

Pensé que acá terminaba el juego: "Game Over", no sirvo para esto.

Echado en mi cama, mirando el techo cuestionándome sobre lo que paso, recordé mis clases de cocina y una de las cosas que recordaba era: En la cocina no debemos desperdiciar los insumos, por ejemplo: si cortaste mal una papa que era para freír no entres en pánico, la usamos para un suculento puré. 

Retrocedí en el tiempo y me proyecté que haría con este macerado feo; bingo! Fin de año y tenemos pavo, me ofrecí a prepararlo. Las estrellas estaban alineadas, lo prepare con un aderezo y le añadí el pisco. Me salió espectacular! No hubo pierde. "You Win".

Si vas a iniciar este hobby como cualquier otra actividad, vas a encontrar obstáculos y caídas, tienes que recordar que para todo hay solución siempre y cuando pongas de tu parte.

"No importa lo duro que golpeas, se trata de lo duro que eres al recibir un golpe" - Rocky Balboa