El Otro Mundial



El fútbol nos ha vuelto patriotas, no hay duda de eso. Es un fenómeno dentro y fuera del Perú.

En esta oportunidad me alegró mucho ver mayor publicidad en redes sociales, radio e internet relacionadas a nuestra bebida, el pisco. También ver el cambio de hábito de preparar chilcanos y sours durante la transmisión de un partido.

Este suceso: ¿será una moda pasajera o se transformará en un sentimiento?

Me fascinaría que el sentimiento quede tatuado en la piel pero creo que nos falta aún más para poder llegar a una madurez sostenible en el tiempo. 

Pienso que el pisco puede funcionar bien como carta de presentación, es más, sueño que algún día sea tan reconocida como hoy lo es nuestra camiseta peruana. Ello dependerá de que cada peruano que aporte su granito conociéndolo y dándolo a conocer al entorno que lo rodea.


Salud !