Quisiera ser barman

Durante mi tiempo de pisco, he tenido decepciones al matricularme a talleres de coctelería porque no me sentía satisfecho con la enseñanza. Por eso decidí estudiar una nueva carrera de barman, con el objetivo de ampliar mis conceptos, técnicas y almacenar una mayor gama de cócteles en mi disco duro.



Fue muy grato compartir experiencias y degustar una gran variedad de cócteles con mis compañeros y profesores.

Lo lamentable de este episodio es que desde mi punto de vista observó que la coctelería en el Perú aun no se activa como lo ha hecho nuestra gastronomía. A título personal esto se debe a que:
  • No sabemos disfrutar, ni valorar los cócteles nacionales.
  • No promovemos el consumo de nuestra bebida y desconocemos muchos de sus cócteles.
  • No contamos con embajadores por marca, como lo realizan otras bebidas como el ron, tequila, whisky, otros.
Lo mencionado lo englobo como la falta de cultura etílica.

Salud !

El Otro Mundial



El fútbol nos ha vuelto patriotas, no hay duda de eso. Es un fenómeno dentro y fuera del Perú.

En esta oportunidad me alegró mucho ver mayor publicidad en redes sociales, radio e internet relacionadas a nuestra bebida, el pisco. También ver el cambio de hábito de preparar chilcanos y sours durante la transmisión de un partido.

Este suceso: ¿será una moda pasajera o se transformará en un sentimiento?

Me fascinaría que el sentimiento quede tatuado en la piel pero creo que nos falta aún más para poder llegar a una madurez sostenible en el tiempo. 

Pienso que el pisco puede funcionar bien como carta de presentación, es más, sueño que algún día sea tan reconocida como hoy lo es nuestra camiseta peruana. Ello dependerá de que cada peruano que aporte su granito conociéndolo y dándolo a conocer al entorno que lo rodea.


Salud !

Yo viajo con Pisco

Algunos me llamarán "borracho", pero mis días de viajar con mi charada, doña pepa, panetón y demás terminaron cuando en uno de mis viajes, visité Colombia, país de gente maravillosa y simpática.

Era una noche de nuevos amigos, celebrando con Guaro (bebida típica del país) y me hicieron la siguiente pregunta: ¿Dónde está tu bebida? Ese Pisco, aquel que todo peruano defiende con puños y espadas, cuando se trata de comparar.

Me quedé en silencio, gente que recién conozco me esta solicitando pisco en su zona.

Desde aquel día, dejé de lado  las golosinas, que por cierto se encuentran similares en otros países, he hice le promesa: "desde ahora yo viajo con pisco".


Pienso que de alguna forma puedo promover el consumo de mi bebida bandera, no soy un borracho soy un admirador de esta herencia, llamada Pisco.

Salud !

El Bar

Era un día de junta con los amigos. Por unos minutos me quedé sentado frente al bar del dueño de casa, completamente sorprendido al verlo: harto pisco de todas las marcas y regiones. 


Cuando se me acerca y me pregunta: ¿Qué te sucede? Le respondo que su bar esta tal cual, nada cambio desde mi última visita (hace un año aproximado). Él me afirma lo dicho y me pregunta ¿Cuál es el problema? 

El problema es que, en esta ocasión, el pisco como otras bebidas no son adornos de bar o de sala; deben ser consumidas. De qué sirve tener un bar lleno con tanta botellas de las mejores marcas o artesanales si solo las vas a exhibir. Ni siquiera saben si el pisco es de su agrado. 

Pienso que debemos darnos la costumbre de degustar esa obra magistral llamada pisco, y no estar entusiasmado por llenar un bar con las mejores botellas.  

Salud !

Una Vieja Escuela

Era un sábado, medio día, donde recibí la llamada de un amigo comunicándome que necesitaba un contacto porque tenía una fuga de agua en su edificio, lo que le impedía a él y a sus vecinos hacer uso de los servicios. Le brindé el contacto.

Cuando fui a visitarlo en horas de la noche, me sorprendí mucho porque la fuga de agua continuaba y se estaba dando en la sala de un señor de aproximadamente ochenta años. Al ver eso, inmediatamente hice una llamada a un amigo cercano y experto en el tema haciendo la mención que se estaba inundando la casa de mi abuelo. Por la amistad, apareció en veinte minutos con un equipo de apoyo. Problema resuelto. Vecinos contentos.
Quedé impactado con la acción de agradecimiento de este señor: Se paró de su sillón con dirección al bar, seleccionó uno de sus Pisco y "que Pisco", lo abrió y uno por uno lo fue sirviendo a cada persona que lo ayudo a solucionar su problema. Terminó su noche con un: Salud por Ustedes maestros !

Esa situación, me dejo sin palabras. ¡Qué señor! 
En qué momento perdimos esa tradición.

Salud !